11 . 03 . 2017 / Nº 60

Plataforma Chrodis: el ‘Google’ español de las enfermedades crónicas

El Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud coordina el desarrollo de esta primera herramienta web europea centrada en el intercambio de buenas prácticas

PACO CORDERO | Madrid - 11-03-2017

Encontrar aquello que deseamos dentro del océano de información que constituye Internet, puede convertirse a veces en una de las cosas más tediosas que hay: algo así como hallar una aguja en un pajar. Y cuando de lo que se trata es de buscar alguna cuestión relevante relacionada con enfermedades o la salud de las personas, más aún, debido a la enorme cantidad de contenido que existe ya en la red y a que representa una temática sobre la que nos queremos sentir seguros ante lo que leemos.

En la web se podrán encontrar las mejores iniciativas europeas sobre patologías tales como la diabetes o afecciones cardiovasculares, y también sobre envejecimiento activo
Para facilitarnos esta tarea, y atendiendo al área concreta de las enfermedades crónicas, ha nacido la Plataforma CHRODIS, una web en la que se pueden encontrar las mejores iniciativas europeas sobre patologías tales como la diabetes o afecciones cardiovasculares, y sobre envejecimiento activo. Todo ello, a través de un buscador avanzado, como si de buscar en Google se tratara.

Bajo el diseño de esta plataforma, su puesta en marcha y la coordinación para lograr un consenso internacional con las instituciones europeas, está un organismo español. Esta tarea fue encomendada al Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS), a elección del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), que también coordina la acción. El investigador Enrique Bernal-Delgado, coordinador de la Unidad de Investigación en Servicios y Políticas sanitarias del IACS, ha comentado a SaluDigital las particularidades de esta nueva herramienta.

Para Bernal era “lógico” que el IACS se encargara de esta tarde debido a que cuenta con una experiencia “muy extensa” en el manejo de la información y su transferencia a las autoridades sanitarias para desarrollar políticas a partir de ellas. Asimismo, esta herramienta ha sido recientemente presentada en Bruselas en un acto al que han asistido asociaciones de pacientes, personas del sector empresarial, parlamentarios europeos y responsables de ministerios de varios países, entre otros colectivos.

SUPLIR UNA LAGUNA DE INFORMACIÓN

El desarrollo de esta plataforma web se enmarca en la denominada Acción Conjunta Chrodis y en ella participan hasta 26 países de la Unión Europea. Y el origen de ella nace, según el investigador del IACS, por la necesidad de cubrir “una laguna de información” existente en Europa: hay numerosas iniciativas relacionadas con las enfermedades crónicas en la que se recogen buenas prácticas, pero esta definición contenía iniciativas “de cualquier naturaleza y algunas no eran tan buenas”.

"No queríamos que fuese un depositario al uso sino desarrollar un sistema de evaluación de prácticas que al final acabasen en una plataforma y que ésta permanezca activa"
El problema, comenta Bernal-Delgado, podía motivarse a “que estuvieran concebidas de una manera insuficiente o que se habían implementado de una manera limitada”. Aunque al fin y al cabo se trata de “ver lo que hay por ahí y meterlo en un depositorio”, el objetivo de esta iniciativa era que éste no fuera “un depositorio al uso” sino que se desarrollara “un sistema de evaluación de prácticas que al final acabasen en una plataforma”.

A pesar de que la plataforma es la parte visual del trabajo, detrás de ella está la participación de más de 200 personas que han colaborado para su desarrollo y así cumplir con el objetivo fundamental: hacer un intercambio de experiencias, evaluadas por expertos del sector y que estas puedan ser implementadas por las instituciones que lo deseen.

Asimismo, la intención de Enrique Bernal es que “sea una plataforma viva” de manera que se pueda producir un contacto con los autores de las prácticas incorporadas a la misma. La web, que está completamente operativa desde el pasado 27 de febrero, tiene el “compromiso” de tener continuidad al menos para los próximos dos años, por lo que desde el IACS van a “hacer un esfuerzo de incrementar su capacidad, sus prestaciones y hacerla más públicamente visible”.


PRÁCTICAS EVALUADAS POR EXPERTOS

Para decidir qué criterios debían utilizarse para valorar las prácticas que llegasen a la plataforma, la organización había establecido hasta cuatro procesos de consenso europeo, siguiendo una metodología científica con más de 100 expertos entre los que se encontraban tanto académicos y científicos como personal de servicios sanitarios y asociaciones de pacientes, todos ellas “personas que tenían algo que decir sobre las enfermedades crónicas”.

Las prácticas son evaluadas siguiendo unos criterios consensuados mediante método científico y se categorizan en tres valoraciones: excelente, buena o prometedora
De este consenso internacional se ha encargado de manera explícita el IACS y junto con el ISCIII han desarrollado la plataforma web, debido a que este último organismo cuenta con una unidad de telemedicina. En este caso, el ISCIII se encargaba de programar mientras el IACS hacía el diseño. Asimismo, el proceso de evaluación en el que ha participado una comunidad de expertos internacionales ha sido coordinado por el IACS.

La novedad es precisamente que una red de reconocidos expertos europeos evalúa cada práctica siguiendo unos criterios consensuados mediante método científico, de esta forma se garantiza la calidad del contenido y su utilidad.

ACCESIBLE PARA TODOS LOS COLECTIVOS

El acceso a la plataforma web puede realizarlo “cualquier persona, organismo o institución” mediante el envío de una práctica pero también puede participar compartiendo “cualquier contenido de interés”, según comenta a este medio Bernal-Delgado. Dicho contenido pasa a ser revisado y si cumple con las políticas editoriales de la plataforma, “se publica”.

En el caso concreto de las prácticas, hasta ahora se habían subido a la plataforma aquellas que se estaban trabajando en la Acción Conjunta Chrodis. No obstante, apunta el investigador del IACS, el propietario de una práctica puede registrarse en la web, rellenar un formulario “de manera concienzuda” para que la práctica “no sea evaluada de manera subóptima”.


Una vez se ha producido el envío del formulario, el contenido llega a dos revisores “ciegos” y a un tercer revisor que “hace el papel de juez entre las discrepancias de los revisores previos”. Una vez que se le atribuye una evaluación, de manera automática, la práctica aparece publicada con una valoración que puede variar entre excelente (best practices), buena (good practices) o prometedora (promising practices).

Algunas de las prácticas que ya están certificadas y recogidas en esta plataforma tecnológica son: un plan de prevención de enfermedades cardiovasculares en mayores de 40 años en Italia, una práctica para fomentar la actividad física en Andalucía o un programa para mejorar la calidad de vida de pacientes de diabetes en Austria.