20 . 05 . 2017 / Nº 69

Tecla-e, nexo de unión entre personas con tetraplejia y nuevas tecnologías

Mediante elementos como controladores de soplido, botones e interruptores, un equipo de ingenieros canadienses facilita el acceso de estos usuarios a smartphones, tabletas y otros dispositivos inteligentes.

JUANJO CARRILLO | Madrid - 20-05-2017

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) más de 1.000 millones de personas viven con algún tipo de discapacidad, lo que supone alrededor del 15% de la población mundial. El propio organismo dependiente de Naciones Unidas indica que las tasas de empleo son más bajas para aquellas personas que poseen algún tipo de discapacidad. En concreto, la cuota de ocupación laboral de hombres con discapacidad (53%) y mujeres con discapacidad (20%) es significativamente menor que en aquellos hombres (65%) y mujeres (30%) que no poseen alguna limitación física o mental. Un mercado laboral en el que, además, es indispensable el manejo de las nuevas tecnologías para hacerse con un puesto de trabajo.

"Con este dispositivo permitimos a nuestros usuarios mantenerse al día de los cambios y manejar sus sistemas inteligentes"
Conscientes de este hecho Komodo OpenLab, una compañía afincada en Toronto (Canadá) ha presentado recientemente Tecla-e, un dispositivo que permite a las personas con tetraplejia manejar con facilidad smartphones, tabletas y otros dispositivos inteligentes. Para ello, los desarrolladores han utilizado elementos de fácil accesibilidad para estos usuarios, tales como controladores de soplido, botones de fácil manejo e interruptores. Con todo ello, el equipo de ingenieros permite que las personas con tetraplejia utilizar teléfonos móviles que integren sistemas iOS y Android.



CONEXIÓN INALÁMBRICA

El dispositivo Tecla-e ofrece a los usuarios una conexión inalámbrica con los elementos inteligentes que controla, por lo que también se le puede dar uso para encender sistemas de iluminación que posean control remoto, puertas motorizadas o televisiones inteligentes, lo que supone un aumento de la calidad de vida de las personas con tetraplejia. Para ser precisos, Tecla-e permite manejar hasta ocho dispositivos de manera simultánea. Así, el mecanismo diseñado por la empresa canadiense se activa y coordina con todos los sistemas inteligentes que se encuentren integrados en la misma red WiFi.

"Tecla-e es un proyecto que siempre ha estado evolucionando y mejorando, por lo que resulta fundamental para nosotros que obtengamos clientes para perfecionar el dispositvo", ha apuntado Mauricio Meza, CEO y co-fundador de Komodo OpenLab. El propio Meza ha señalado que "con este dispositivo permitimos a nuestros usuarios mantenerse al día de los cambios y manejar sus sistemas inteligentes".

Este sistema se puede controlar de forma remota, por lo que se pueden controlar parámetros como la ubicación, el movimiento y la temperatura ambiente, de modo que mientras el usuario con tetraplejia puede desarrollar de forma independiente sus tareas cotidianas, el cuidador del mismo puede mantener la atención en la persona sin estar presente. Un control que se consigue a través de aplicaciones disponibles en iOS y Android diseñadas por la empresa con sede en Toronto y que se utilizan para configurar el dispositivo, conectarlo a otros sistemas y vincularlo así a los smartphones de los cuidadores.

TECNOLOGÍA AL SERVICIO DE LAS PERSONAS CON TETRAPLEJIA

Este sistema permite que el paciente vuelva a tener movilidad en su mano, brazo, antebrazo y hombro derechos
Con el objetivo de ofrecer una mejor calidad de vida a los pacientes tetrapléjicos y fomentar su independencia, investigadores de la Universidad Case Western Reserve de Cleveland (Estados Unidos) han desarrollado un sistema de neuroprótesis que conecta el cerebro con los músculos, lo que permite que el paciente vuelva a tener movilidad en su mano, brazo, antebrazo y hombro derechos.



El hallazgo, que ha sido publicado en la revista científica The Lancet, se basa en la descodificación de señales cerebrales para trasmitirlas a los sensores colocados en los brazos del paciente. Una compleja investigación en la que el Hospital Universitario de Cleveland ha realizado los procedimientos médicos, y la Universidad Case Western Reserve y el Cleveland Veterans Affairs Medical Center han ejecutado los procesos analíticos.

En esta sofisticada investigación, que aún está en fase inicial, se contó con Bill Kochevar, una persona de 53 años que sufrió esta lesión medular ocho años antes en un accidente de bicicleta. Gracias a la neuroprótesis, este paciente puede usar su extremidad derecha al completo (mano, antebrazo, brazo y hombro) y consigue realizar funciones cotidianas como coger una taza y beber de ella a través de una pajita o utilizar un tenedor para comer sin necesidad de depender de una ayuda humana.