15 . 07 . 2017 / Nº 77

Los monitores caseros para medir la presión arterial podrían ser inexactos

"La monitorización y el tratamiento de la hipertensión pueden disminuir las consecuencias de esta enfermedad", explican los autores del estudio, de la Universidad de Alberta en Edmonton y del Mazankowski Alberta Heart Institute (Canadá)

JUANJO CARRILLO | Madrid - 15-07-2017

El 70% de los análisis que efectúan los monitores de presión arterial (PA) son inexactos en más de cinco milímetros de mercurio (mmHg), lo que podría derivar en serias implicaciones para la salud de las personas. Esta es la principal conclusión que se extrae de un estudio que han realizado investigadores de la Universidad de Alberta en Edmonton y del Mazankowski Alberta Heart Institute (Canadá) con el fin de examinar la exactitud de estos dispositivos empleados para medir la presión arterial oscilométrica.

"La presión arterial alta es la principal causa de mortalidad en el mundo, por lo que necesitamos cerciorarnos de que las lecturas caseras sean exactas y precisas"
En concreto, los especialistas canadienses contaron en este proyecto con la participación de 85 adultos con un promedio de edad de 66 años, de los cuales un 58% eran mujeres y un 78% sufrían hipertensión. Todos los voluntarios presentaron niveles de presión arterial que oscilaba entre 80-220 mmHg de PA sistólica y 50-120 mmHg de PA diastólica, así como circunferencias del brazo que se encontraban entre los 25 y los 43 centímetros. Por su parte, el embarazo y la fibrilación auricular fueron criterios de exclusión.


RELACIÓN ENTRE EL GROSOR DEL BRAZO Y LA PRESIÓN ARTERIAL

"La presión arterial alta es la principal causa de muerte y discapacidad en el mundo, en donde la monitorización y el tratamiento de la hipertensión pueden disminuir las consecuencias de esta enfermedad. Sin embargo, necesitamos cerciorarnos de que las lecturas de la presión arterial caseras sean exactas y precisas", asegura Jennifer Ringrose, autora principal de la investigación y profesora de Medicina en la Universidad de Alberta.

"Lo que es realmente importante es hacer varias mediciones de la presión arterial y tomar decisiones en relación al tratamiento basadas en lecturas múltiples. Tomar lecturas en casa fortalece a los pacientes y es útil para que los médicos tengan una información más amplia, en lugar de una instantánea en fugaz en el tiempo", explica la doctora canadiense.

Las medidas registradas por los dispositivos de cada individuo se compararon con auscultaciones simultáneas de dos observadores usando un tensiómetro o esfigmomanómetro de mercurio, que sirvió como medida de referencia de la presión arterial. Los resultados mostraron que la proporción de dispositivos con diferencias de PA sistólica o diastólica de auscultación de 5, 10 y 15 mmHg, fue del 69%, 29% y 7%, respectivamente. Además, el aumento de la circunferencia del brazo fue un predictor estadístico significativo de una mayor presión arterial. Unos resultados que fueron publicados en la revista científica American Journal of Hypertension.

"En general no se tienen en cuenta la forma del brazo, el tamaño del brazo, la rigidez y la edad de los vasos sanguíneos y el tipo de manguito para medir la presión arterial, cuando se diseña y se valida una máquina de presión sanguínea", incide Raj Padwal, especialista de la Universidad de Alberta y del Mazankowski Alberta Heart Institute. "A nadie le deberían formular o cambiar los medicamentos con base en una o dos mediciones tomadas en un solo punto en el tiempo, a menos que las medidas estén claramente elevadas", apunta el propio doctor.


"Lo que es realmente importante es hacer varias mediciones de la presión arterial y tomar decisiones en relación al tratamiento basadas en lecturas múltiples"
Los dispositivos de medición oscilométricos utilizan un sensor de presión electrónico y un manguito inflado y liberado por una bomba y válvula accionadas de forma eléctrica. En un inicio, el brazalete se infla en exceso de la presión arterial sistólica, y luego se reduce por debajo de la presión diastólica. Las variaciones de presión se calculan utilizando un algoritmo que extrapola los valores de la expansión cíclica y la contracción de la arteria braquial. Mientras que los manguitos automatizados producen estimaciones válidas de la presión media, las estimaciones de las presiones sistólica y diastólica son inciertas, ya que los algoritmos existentes son sensibles a las diferencias en la presión del pulso y la rigidez de las arterias.