25/JUNIO/2017
salud

Profesionales

Los sanitarios de Aragón tienen que pagar cuando acuden al médico por la sanidad pública

La no renovación del convenio entre Muface y el Gobierno aragonés lleva a que miles de funcionarios se queden sin asistencia sanitaria gratuita por la sanidad pública.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (izquierda) y el presidente de Aragón, Javier Lambán.
ANGEL ESPÍNOLA | Zaragoza - 09-01-2017 | 0


La situación parte de un desacuerdo entre la Administración del Estado y el Gobierno de Aragón, pero puede dar lugar a casos en los que un médico de la sanidad pública que tenga que recibir asistencia en calidad de paciente tenga que pagar por visitar, por ejemplo, a un médico de cabecera de la propia sanidad pública.

El convenio permitía al profesional sanitario acudir como paciente a la sanidad pública en las zonas rurales donde las mutuas no disponían de clínicas privadas suficientes
Así lo explican a Consalud.es fuentes del sindicato CSIF Aragón donde confirman, como recoge El Heraldo de Aragón, que unos 17.000 funcionarios aragoneses se han quedado desde el 1 de enero de 2017 sin cobertura sanitaria gratuita después de que no se haya renovado el convenio entre las mutuas dependientes del Ministerio de Hacienda; Muface, Mageju e Isfas, y el Gobierno de Aragón.

Estas mutuas ofrecen la asistencia sanitaria a los funcionarios (incluidos el personal de las fuerzas armadas, jueces, pero también médicos, profesionales de la Enfermería, etc.) que eligen este tipo de modelo (también pueden elegir el de la Seguridad Social, como el resto de ciudadanos). De esta forma, “si estás en la mutua y necesitas ir al médico, tienes que dirigirte a una serie de clínicas concertadas con las aseguradoras que forman parte del convenio que estas mutuas firman con el Gobierno de Aragón”, indican desde CSIF.

Es decir, que el médico que elige Muface sólo puede ser atendido por las clínicas privadas que forman parte de esta mutua. El problema, como añaden desde el sindicato, es que en zonas rurales poco habitadas, no siempre hay clínicas de este tipo que puedan garantizar la asistencia sanitaria a los funcionarios, especialmente en lo que respecta a la Atención Primaria.

Por ello, desde hace años, Muface establece convenios con las comunidades autónomas para que sea la sanidad pública la que ofrezca la atención en estos casos, a través de los centros de salud. Pero después dichos centros pasan la factura a la propia Muface y esta, a su vez, a las compañías asegurados que forman parte de la misma, que son quienes pagan las facturas. El Gobierno de Aragón, por ejemplo, cobró en 2013 un total de 1.644.575 de euros por esta asistencia que no podían cubrir las mutuas.

Sin embargo, la no renovación de este convenio para 2017, según recoge El Heraldo de Aragón, por desavenencias económicas entre el Ejecutivo y las mutuas, lleva a que, cuando el funcionario tiene que recibir asistencia sanitaria en estos centros públicos, tenga que pagar él mismo la factura, que suele tener un importe mínimo de unos 70 euros por una consulta con un médico de Atención Primaria.

CSIF espera que se resuelva una situación “bochornosa y que supone un nuevo recorte de derechos para los funcionarios del medio rural”
“El funcionario puede pasarle luego a Muface la factura o directamente a sus aseguradoras para que se las paguen, pero las aseguradoras pueden argüir que no hay convenio firmado y no están obligadas por tanto a pagarla”, señalan las mismas fuentes.

Desde el sindicato, no obstante, esperan que tanto el Gobierno aragonés como las mutuas se pongan de acuerdo en breve para evitar “esta situación bochornosa y que supone un nuevo recorte de derechos para los funcionarios del medio rural”. Y mientras llega ese acuerdo, deberán articular la fórmula que estimen oportuna para garantizar la inmediata devolución de lo que los pacientes han de pagar anticipadamente a la Seguridad Social.

Este periódico ha intentado contactar, sin éxito, con el Gobierno de Aragón, para conocer el estado actual de las negociaciones así como su versión sobre la no renovación del convenio.

EL CASO DE NAVARRA

Aunque se trata de una situación distinta, el Gobierno de Navarra también informó hace unos días de que, según varias sentencias judiciales, han de ser el mutualista acogido a Muface, Mugeju o Isfas, los responsables del pago de los servicios de la red pública que decidan utilizar, especialmente cuando a acuden a servicios de urgencias de la sanidad pública pese a ser mutualistas.


Porque salud necesitamos todos… ConSalud.es

Lo último publicado en Profesionales




Documento sin título
COMENTAR
Normas de uso
- Esta es la opinión de los internautas, no de ConSalud.es
- No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
- ConSalud.es se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere fuera del tema


Comentarios # 0




Astellas Pharma convoca por segunda vez su premio oncológico C3 Prize

La iniciativa tiene la finalidad de reconocer a aquellas iniciativas no médicas que pueden mejorar la vida de los pacientes con cáncer, así como la de sus cuidadores y familiares.


Fresenius Medical Care colabora con el campamento de Alcer para niños transplantados

La 27ª edición del Campamento Crece tiene el objetivo de formar a niños y niñas con enfermedad renal crónica para que aprendan a convivir con su enfermedad compartiendo ocio.



iCare Monitor de la Salud

Aplicación destinada a medir a través del smartphone la presión sanguínea, el ritmo cardíaco, la capacidad auditiva, la agudeza visual o la frecuencia respiratoria.

GRATIS. Disponible para Android y Apple.




Sanidad alerta del aumento de mortalidad entre pacientes que toman bendamustina

La Agencia del Medicamento actualiza con ello la información sobre este fármaco que se utiliza como tratamiento de determinados casos de cáncer hematológico, como leucemia o linfoma.

¿Están los médicos preparados para advertir al paciente de los peligros de las pseudoterapias?

La multitud de pseudociencias existentes y la falta de experiencia de los médicos ante situaciones relacionadas con tratamientos sin aval científico pueden dificultar el proceso de información hacia los pacientes.

Un 15% de las gestantes sufren episodios de depresión durante el embarazo y el postparto

Las instituciones implicadas en el estudio han puesto en marcha el proyecto ‘Mamás y Bebés’ para prevenir estas situaciones en las mujeres embarazadas del Hospital Clínico San Carlos.