18/AGOSTO/2017
salud

Opinión

Ser feliz

Alfonso Vidal
Jefe Unidad del Dolor Hospital Quirónsalud Sur de Alcorcón

| Madrid - 07-04-2017 | 0


Más que un título es un mantra, el leitmotiv de todo ser humano que se precie, un objetivo a perseguir o, tal vez, se trata de un camino para alcanzar otras metas. Por eso me asalta una duda que comparto con los lectores y lectoras: ¿Es un fin o un medio en sí mismo? ¿Hemos de buscar la felicidad? y, para ello, ¿debemos transitar por veredas tortuosas o acaso hemos de procurárnosla previamente para la consecución de otros horizontes?

"Algunos artículos de Internet ponen en relación directa la salud y la felicidad hasta el punto de parecer conceptos sinónimos"
Cualquiera que empiece a leernos pensaría que somos presuntuosos o vanidosos por plantearnos ser felices cuando, a priori, parece más importante ser educados, ser buenos o estar bien alimentados. Sin embargo, mi obligación pasa por procurarles la salud a mis pacientes. Del resto, se ocupan otros.

Gracias a Internet, podemos acceder a infinidad de tratados y artículos más o menos pretenciosos que ponen en valor la felicidad. Unos escritos que ponen en relación directa con la salud, hasta el punto de parecer conceptos sinónimos.

Resulta de todo punto imposible pensar en un estado de felicidad pleno, idílico, que no fuera acompañado de una salud en idéntico estado de explosión, ¡claro está! En cambio, a contrario sensu, sí atenderíamos a un estado óptimo de salud que no redundara o trajera como afín una felicidad desbordante.

Si el razonamiento lineal fuera infalible solo las personas jóvenes y poco gastadas serían las más felices. El alma adolescente frecuentemente se abruma y la exuberante plenitud física convive con grandes ansias de felicidad por sentir que carecen de ella.

La verdadera razón creo que reside en que no le damos la auténtica importancia que tiene a la salud hasta que nos vemos privados de ella y es entonces cuando clamamos, imploramos, exigimos ayudas, tratamientos o terapias. Cuando concluye la enfermedad, cuando volvemos al punto de inicio, de normalidad, no aceptamos que ahí pueda radicar un pilar de la genuina felicidad. Así bienestar y felicidad se aproximan.


¿Ven los reclamos de los diferentes sorteos que nos sacarían de pobres a todos los aquí presentes? ¿En cuántos se cita la salud? ¡En ninguno! porque ni se compra ni se vende, como el color o la estatura, como las cosas del querer. Aunque no tengan 'ná' que ver, que decía la copla. La salud se tiene que trabajar todos los días desde los ángulos físicos y emocionales. En gran medida las causas de pérdida de salud o las ganancias en bienestar están al alcance de la mano. Y no necesariamente del bolsillo. Riqueza y felicidad no siempre maridan en nuestros guisos personales.

"¿Qué son todas las banalidades si nos falta el cariño y el respeto de nuestros semejantes por la falta de salud?"
Por supuesto que debe ser una experiencia catártica recibir una saca de billetes (aunque ahora se usen más las bolsas de basura) como resultado de un sorteo. Así, taparíamos esos agujeros negros que todos los modestos tenemos sobre la faz de la tierra, que no en el universo lejano, y adquirir algún capricho patrimonial, darse algún homenaje... ¿A quién no le alegraría?

Con la edad cualquier capricho se torna en algo urgente o algo tan nimio que no merece un bledo de atención. Así que lo material es importante, pero no tanto como la opinión del protagonista de nuestra historia de felicidad a su alcance.

Pero ¿qué son todas esas banalidades si nos falta el cariño y el respeto de nuestros semejantes? O peor aún ¿si nos faltan ellos? ¿De qué sirven si no podemos disfrutarlos en plenitud de condiciones por esa discapacidad, por esa patología crónica o por esa enfermedad terminal? Les aseguro que en ese mismo instante todo, absolutamente todo, lo entregaríamos si pudieran devolvernos el bien más preciado: nuestra salud.

¿Cómo medir el dolor de la soledad o como mitigarlo? ¿Cómo valorar el gozo si no hay a quien contárselo? Cabe entonces un nuevo interrogante: quiénes están privados de salud o arrastran carencias en la misma, ¿no pueden ser felices? En toda afección, máxime si está cronificada o es irreversible, hay un principio elemental de inteligencia que conduce inexorablemente a aprender a vivir sin perder la dignidad, ¡ojo, he dicho a vivir, no a resignarse!

Dice el refrán que "al mal tiempo, buena cara". Los médicos estamos acostumbrados a tratar a pacientes aquejados de graves dolencias y si bien unas veces somos nosotros quienes tenemos que levantarles la moral y hacerles ver el sentido favorable de la vida, otras veces son ellos quienes nos enseñan el lado divertido de la misma.

La predisposición buena, positiva, para hacerle frente a la adversidad, la voluntad de vencer, y por supuesto, la resiliencia de la que hablo en otra parte, la búsqueda imparable de la felicidad y del lado amable de las cosas, son necesarias para existir ¡Oye, y que, si nos toca la lotería, caray, pues la disfrutamos! Si me lo permiten, me quedo con la sentencia que me dijo una vez un paciente veterano: "Doctor, no cabe mayor felicidad que la salud en comunidad".

Alfonso Vidal
Jefe Unidad del Dolor Hospital Quirónsalud Sur de Alcorcón


Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Lo último publicado en Opinión




Documento sin título
COMENTAR
Normas de uso
- Esta es la opinión de los internautas, no de ConSalud.es
- No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
- ConSalud.es se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere fuera del tema


Comentarios # 0




Mylan paga 396 millones de euros para resolver las reclamaciones sobre EpiPen

La farmacéutica ha llegado a un acuerdo con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos para resolver las demandas que han rodeado a su antihistamínico de emergencia.


ZeClinics crea un nuevo sistema para optimizar las terapias oncológicas

La compañía ha desarrollado un proyecto personalizado para pacientes con cáncer que determina el mejor agente quimioterapéutico en cada caso.



Guía para las Cefaleas

Herramienta destinada al sector profesional sanitario con el objetivo de facilitar el diagnóstico y tratamiento de las cefaleas.

GRATIS. Disponible para Android y Apple.




Los donantes de sangre se cuadriplican en Barcelona tras el atentado

El ataque ha dejado, por el momento, 13 muertes y más de un centenar de heridos.

Antoni Comín: Solidaridad con las víctimas

Consejero de Salud de Cataluña

Los heridos del atentado de Barcelona, atendidos en 15 hospitales de la provincia

El Departamento de Interior y el Ayuntamiento de Barcelona habilitaron un centro de atención a los familiares de las víctimas mortales en la sede del CUESB, mientras que a los afectados se les atendió en el Hotel Palace.