21/FEBRERO/2017
salud

Opinión

Coma etílico mortal

Alfonso Vidal
Jefe Unidad del Dolor Hospital Quirónsalud Sur de Alcorcón

| - 11-11-2016 | 0


La semana pasada conocimos la triste noticia de la intoxicación y muerte por ingesta desmesurada de alcohol de una adolescente, casi una niña, en un pueblo de la Comunidad de Madrid.

"Nuestra conciencia social no puede arrugarse aceptando como un accidente inevitable lo ocurrido y debiera revelarse"
Esta persona en formación fue víctima de los efectos nocivos que generan ciertos consumos, en algún caso por un gran exceso y en otros por dosis mucho menores, pero aplicadas a organismos no completamente desarrollados. Resulta extraño decir esto último sobre todo cuando nos referimos a sustancias como el alcohol o el tabaco, a las que no damos importancia, que son mitificadas por los adolescentes como ritos de paso para evidenciar “no sé qué grado de”… cuando a la luz de la razón sólo muestran la ignorancia de los consumidores sobre sus efectos.

¡Sí, es cierto, todo el mundo se ha visto sometido a la tentación del uso y/o abuso de esas sustancias! No somos pacatos ni timoratos, pero sí puedo decir que tuvimos un comportamiento que nos permitió poder estar escribiendo estas líneas ahora, quizá porque arrastrábamos un bagaje educativo de firmes pilares, recibido tanto en casa como en el colegio, basamento sin el cual es imposible construir ningún edificio vital.


Podemos pensar que esto sólo fue un desgraciado accidente, una fatalidad del destino inevitable, unido a la falta de pericia de los llamados a la fiesta, que no supieron reaccionar a tiempo o bien se vieron anegados por el miedo ante una situación imprevista, aunque parece ser que no era el primer contacto, ni tampoco el primer exceso con el que se encontró la víctima, pero no me siento cualificado para juzgarles, ni determinar su grado de irresponsabilidad, que para eso ya hay peritos.

Nuestra conciencia social no puede arrugarse aceptando como un accidente inevitable lo ocurrido y debiera revelarse, anticipándose a situaciones que ya no nos vienen de nuevas y sobre las que se acumula suficiente experiencia, minimizando las consecuencias.

"Si el alcohol es una droga blanda o no, llamarlo bebida espirituosa puede dar lugar a muchas confusiones"
No podemos negar la responsabilidad de padres, educadores, políticos, ni siquiera la nuestra, como sociedad en general, por inacción ante casos tan flagrantes, aunque por fortuna tan poco habituales, como el que hoy nos ocupa, pero sobre todo preocupa. Y eso que acabo de leer una reciente portada de El Correo, según el cual “diez menores llegan cada semana al borde del coma etílico a los hospitales vascos”. No creo que sea un conflicto local, sino más bien diseminado por todo el territorio nacional, lo cual helaría la sangre a más de un inconsciente de lo que hacen sus hijos/alumnos.

¿Qué imagen queremos transmitir, qué legado queremos dejar a nuestros sucesores si sus referentes mayores presumen ante sus incautos ojos sin medida ni control o ni siquiera corregimos sus conductas cuando muestran un desvarío sobre el cauce adecuado?

Es labor de todos educar y formar a quienes están en periodo de crecimiento, dando pautas, ofreciendo modelos a imitar, sentando bases, marcando caminos ya transitados, bien para que los que vengan detrás emulen nuestros pasos o eludan su tránsito, por su propio bien. Mirar para otro lado, como si la cosa no fuera con nosotros, es escurrir el bulto, es rehuir nuestra parte alícuota en este endémico problema.

Si el alcohol es una droga blanda o no, llamarlo bebida espirituosa puede dar lugar a muchas confusiones y es tarea de cuantos conformamos esta sociedad global instruir sobre sus peligros a quienes siguen nuestra senda. Eso sin hablar de los efectos a largo plazo, las adicciones o los riesgos de mezclar el alcohol con otras actividades, como la conducción…

Dedicar tiempo y fondos a la prevención y educación en el ámbito social será siempre más eficiente y efectivo que financiar unidades de vigilancia intensiva para asistencia al daño individual. Hoy sólo quiero recordar a esta persona y me uno al dolor de familiares y personas allegadas.

Alfonso Vidal
Jefe Unidad del Dolor Hospital Quirónsalud Sur de Alcorcón


Porque salud necesitamos todos… ConSalud.es

Lo último publicado en Opinión




Documento sin título
COMENTAR
Normas de uso
- Esta es la opinión de los internautas, no de ConSalud.es
- No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
- ConSalud.es se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere fuera del tema


Comentarios # 0




Sensile Medical nombra a un nuevo equipo directivo

El proveedor de inyecciones desarrollará una nueva estrategia de crecimiento y ha aprovechado el incremento en el que se encuentra a todos los niveles para hacer cambios de personal.


Farmavenix distribuye la vacuna contra la gripe por tercer año consecutivo en Canarias

La compañía se ha encargado del almacenamiento, preparación de pedidos y transporte de estas vacunas a los centros de salud y a las residencias de ancianos.



Pocket Care Separadas

Recomendada como ayuda a mujeres separadas para gestionar los estados emocionales negativos que pueden crear este tipo de procesos

GRATIS. Disponible en Apple y Android.



Prescripción Enfermera

María Luisa Real, consejera de Sanidad de Cantabria

La Junta reconoce a AVITE con una de las medallas de Andalucía

El Ejecutivo andaluz ha reconocido la labor de la Asociación de Víctimas de la Talidomida en esta comunidad, en un intento de “reparar la incomprensión” sufrida durante años. Asimismo, han premiado a la Coordinación Autonómica de Trasplantes que ha cumplido 25 años.

Aumenta en un 83% el consumo de opioides en España entre 2008 y 2015

Durante este periodo se ha pasado de 7,25 DHD (dosis por habitante y día) en el año 2008, a 13,31 HD en el año 2015. La AEMPS ha alertado que estos medicamentos están siendo “un importante riesgo para la salud” por su “potencial riesgo de abuso”.

Los datos avalan el modelo público de gestión privada de la sanidad

Los centros públicos de gestión privada son más baratos, eficientes, con mejor tecnología, mejor calidad de los servicios y, en definitiva, mejor valorados por los pacientes