18/ENERO/2017
salud

Entrevista

“Los refugiados que intentan salir de la guerra de Siria se han convertido en caldo de cultivo del tráfico de órganos”

El doctor José Ramón Núñez lleva a sus espaldas dos marcas de gran valor en el campo del trasplante: la marca España y el logo OMS. Ambas banderas le permiten acercarse a las autoridades de los 199 países que componen Naciones Unidas, con el propósito principal de llevar el modelo de trasplantes español por todo el mundo. ¿El motivo? “Es el mejor”.

MARTA GÓMEZ | Madrid - 04-12-2016 | 0


Los expertos calculan que alrededor de 10.000 trasplantes en todo el mundo, es decir, el 8%, se realizan bajo alguna forma de comercialización, aunque en la práctica se desconoce su alcance real. Este es uno de los temas abordados en el taller internacional, que la Dirección Europea de Calidad de los Medicamentos y la Asistencia Sanitaria del Consejo de Europa ha organizado en Madrid, en colaboración con la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). Entre los asistentes, el doctor español y director del Programa de Trasplantes de la Organización Mundial de la Salud, José Ramón Núñez. Después de cerca de cuatro años en el cargo, este experto internacional en trasplantes ha explicado a ConSalud.es, cuál es la situación real del tráfico de órganos en el mundo y su labor para combatirlo.

¿Qué valoración hace del taller celebrado esta semana en Madrid?

El tráfico de órganos es una realidad que existe y no puede negarse, desde la OMS nos preocupa, es el área de trabajo que me ocupa la mitad de mi tiempo, la otra se centra en la promoción de la donación y el trasplante en el mundo. Nos preocupa porque no tenemos mucha idea de la magnitud del problema, tenemos solo estimaciones. La mayoría de las informaciones que nos llegan provienen de los medios y de los profesionales. No obstante, cuando prevenimos o bloqueamos un foco en el mundo, como Costa Rica hace unos meses, de repente nos encontramos otros en Kosovo, Egipto… Es una actividad ilícita donde los broker quieren hacer dinero.

"Cuando prevenimos o bloqueamos un foco en el mundo, como Costa Rica hace unos meses, de repente nos encontramos otros en Kosovo, Egipto… Es una actividad ilícita donde los broker quieren hacer dinero"
De todos modos, los casos aislados que nos llegan no es ni mucho menos la realidad. Por lo tanto, el primer objetivo es saber qué está pasando y dónde. En el contexto que me toca dirigir, que son 199 países de Naciones Unidas, esta misión es complicada, ya que las realidades son distintas. Pero la iniciativa del Consejo Europa de saber al menos qué pasa en Europa, que es un sitio donde se producen pocos casos, pero en el que también suceden, es un avance.

España, por ejemplo, tiene el sistema legislativo y de vigilancia más seguro del mundo y pese a ello, alguna vez ha salido algún caso, aunque lo hemos podido detectar a tiempo.

Este workshop tiene la ventaja de intentar identificar en cada país una persona de referencia relacionada con las autoridades sanitarias, que sea la que detecte los posibles casos, la que nos permita formar este registro de cuáles son las actividades y el motivo fundamental, de dónde son los receptores y cuáles son los países de destino. Porque la única opción de tomar medidas es tener los datos. El Consejo de Europa es un estructura consolidada, y tomar la iniciativa de crear personas de referencia, creemos que es un modelo que va a funcionar. Cuando se consolide y tenga resultados, me da argumentos para extenderlo a otros países y así reunirme con otras realidades.


Dentro de Europa, ¿hay países con más casos de tráfico de órganos?

En Europa pasa como en el resto del mundo. La mejor idea para ver de dónde proceden los receptores y donantes es mirar el mapa económico del mundo. Yo suelo echar un vistazo al mapa del banco mundial, veo la tasa de ingresos, el salario medio anual… Y esto me sirve para hacerme una idea de la situación, ya que es prácticamente extrapolable. Por un lado, receptores de países de rentas per cápita altas que pueden permitirse pagar de 70.000 a 200.000 dólares por un trasplante, y donantes que proceden de países con ingresos que no llegan a los 200 dólares anuales. Se trata de personas vulnerables y accesibles, donde humanamente es entendible que para mantener a sus familias donen un riñón.

"En Egipto, hay técnicos que, por dinero, están haciendo trasplantes de órganos procedentes de refugiados"
En definitiva, este es el mapa de distribución: receptor de país de altos ingresos, de alrededor de 45 años, con posición desahogada. Y el donante, hombre joven, con bajos ingresos y situación de pobreza. En estos casos, además se aprovechan de la situación de crisis como la que ocurre ahora en los países mediterráneos. Los refugiados que intentan salir de la guerra Siria e intentan cruzar para salvar a su familia hacia Europa, lógicamente, necesitan dinero que no tienen, y se convierten así en caldo de cultivo perfecto para que alguien les ofrezca dinero y pasajes para su familia a cambio de un órgano.

De hecho, en Egipto tenemos ahora un problema porque gente que no merece llamarse médicos, sino técnicos del trasplante, por dinero están haciendo trasplantes de órganos procedentes de refugiados.

Ante esta situación, nuestro proyecto tiene dos direcciones: abordar a los países miembros que son los receptores, y abordar a los países miembros que son los donantes de los órganos. Las medidas son distintas y los procedimientos y políticas también deben de ser distintas.

No obstante, y como cualquier tráfico ilegal es difícil de luchar, nosotros no somos una organización policial, sino una organización que tiene el prestigio de poder acercarnos a los gobiernos utilizando la marca y el logo de OMS y, de este modo, poder advertir a las autoridades de cada nación sobre lo que está ocurriendo.

Respecto a los receptores, en España el modelo de trasplante, es tan de éxito que realmente no tiene que esperar tanto para un trasplante

"En España cualquier paciente tiene de media el doble de opciones de trasplantarse que en otro país de Europa, y antes"
En España cualquier paciente tiene de media el doble de opciones de trasplantarse que en otro país de Europa, y antes. Esta realidad nos muestra la importancia del equilibrio entre oferta y demanda para luchar contra los actos delictivos. Por este motivo, una primera función de la OMS es promover programas de donación suficientemente efectivos y eficaces como para disminuir esa demanda. Al mismo tiempo, intentar endurecer las legislaciones de los países receptores. Que no se permita que un paciente se trasplante fuera, y que si lo hace, efectivamente le vamos a dar cobertura posterior (tampoco hay que criminalizar excesivamente al receptor, ya que ante una situación de desesperación, no sabemos cada uno lo que haríamos), pero sí hay que poner las mayores trabas posible. Vamos a establecer medidas de dificultad, a la vez que registrarlo, registrar el destino para que también podamos abordarlo.

Este tipo de cirugías clandestinas tendrá también riesgos para la salud tanto de donantes como de receptor.

El trasplante se realiza en diferentes realidades. Desde hospitales muy bien montados, con todos los recursos técnicos y profesionales, y en otros con circunstancias no tan buenas. Aun así, no se pueden hacer en una casa particular, sino en un recurso sanitario de mayor o menor sofisticación o calidad. Pero es verdad que cualquier utilización de un producto de origen humano, sea el que sea, tiene unos riesgos. Depende del sistema de calidad, de vigilancia y en estos trasplantes ilegales que se realizan, bien por premuras, malas condiciones, o una no óptima calidad, los receptores han de saber que aquel que intente acceder a un trasplante dentro de estos cauces, al margen de los riesgos inherente a cualquier cirugía, están asumiendo unos riesgos adicionales, que a la vuelta al país pueden ser graves, como infecciones, pérdida del órgano e incluso la muerte. El receptor no sólo contribuye a una actividad ilícita, sino que también está asumiendo unos riesgos muy importantes.

Por otro lado, el donante pese a ser inicialmente sano, queda desprotegido en su país.

Ese es el segundo y grave problema. El donante que lo está haciendo por una situación de vulnerabilidad, tiene dos grandes inconvenientes. Pese a que puede vivir con un riñón, necesita un seguimiento médico, que estos donantes que se han visto obligados a donar un riñón, no lo van a tener. Es probable que ellos mismos sufran insuficiencia renal, y no solo han perdido su riñón porque no tendrán tratamiento sustitutivo. En determinadas culturas además son estigmatizados socialmente porque han tenido que vender una parte de su propio cuerpo. Sufren un aislamiento social y emocional. No solamente estarán enfermos físicamente y de manera crónica, sino que van a tener un deterioro psicoemocional que los deja marcados para siempre.

Trasladar el modelo español, ¿sería una solución?

"Si el presidente del Gobierno necesitara un trasplante, tendría las mismas opciones que cualquier otro ciudadano de este país"
Esa es la solución. De hecho, el mérito porque el que yo estoy en este puesto es básicamente porque soy español y conozco el modelo muy bien, porque he trabajado muchos años en él. El modelo español va asociado a algo fundamental, con tres pilares fundamentales. Uno es el sistema público de salud. No existe en el mundo ningún modelo de salud como el español, universal, gratuito y que cubra cualquier tipo de patología. No existe ni en los países teóricamente más avanzados. En segundo lugar, que el sistema de trasplantes sea nacional, donde los órganos son intercambiados de una comunidad a otra, es decir, existe una prioridad clínica. Y tercero, un sistema de organización con coordinadores dentro de los propios hospitales. Los posibles candidatos fallecen en los hospitales y tiene que haber alguien que los detecte, que esté entrenado para no perderlos, para hablar con la familia y para llevar el proceso. Además es un sistema donde no hay privilegios de ningún tipo. Si el presidente del Gobierno necesitara un trasplante, tendría las mismas opciones que cualquier otro ciudadano de este país. Esto le da transparencia y seguridad al sistema, y posibilita la generosidad de la gente.

"La tasa de negación de los ciudadanos británicos en su país es de cerca del 40%. Sin embargo, la de los británicos fallecidos en España es del 0%. El motivo de esta diferencia es que creían en el sistema de trasplante español"
Un ejemplo es el de los ciudadanos británicos residentes en España. La tasa de negativa en su país es de cerca del 40%. Sin embargo, la tasa de negación de los británicos fallecidos en España es del 0%. El motivo de esta diferencia es que creían en el sistema de trasplante español. Saben que es equitativo y se les ha acercado un profesional entrenados para hablar con ellos.

Por otro lado, ahora estamos trabajando mucho con China, han pasado de prácticas deplorables, pero afortunadamente está cambiando. Están instalando el modelo español. De hecho, este año China va a acabar con un mayor número de donantes de órganos, ya que su población está empezando a confiar en el sistema. Los chinos lo que han hecho es mirar donde funcionan bien las cosas y lo han instalado.

Para lograr esa confianza de la población hacia el sistema, ¿es importante dar a conocer esto a la población?

Rafa Matesanz lo ha dicho muchas veces, los medios son importantes en ambos sentidos. Se ha demostrado que las campañas publicitarias no funcionan: son caras, duran poco tiempo y se olvidan. Sin embargo, los medios sí funcionan en ambos sentidos. Por un lado, es importante que la gente vea el trasplante como algo rutinario, que conviva con el tema a través de los medios. Y al mismo tiempo, cuando se producen noticias que no son favorables, permiten que podamos dar respuesta de lo ocurrido y, de esta manera, generar confianza en la población.

Lleva cerca de 4 años en el cargo, ¿qué balance hace?

Yo soy cirujano y me ha gustado la cirugía toda mi vida. He estado muchos años dedicado a ella; me gustaba el paciente, el enfermo, la pelea diaria de los inconvenientes de la cirugía, con sus alegrías y tristezas. Cuando me ofrecieron este puesto, pensé que tendría que renunciar a otras cosas como la cirugía y la docencia. Con seguridad, no lo habría aceptado con 40 años, porque quería dedicarme a ello. Pero cuando llegó la oportunidad, ya no tenía esa edad, llevaba 35 años de ejercicio y 32 de cirujano. Y entonces pensé que era el momento de no tener la satisfacción del paciente al día siguiente, sino de extender la experiencia a un mundo más global.

Y uno se da cuenta de que, después de cuatro años allí, tienes algo detrás, más allá de tu experiencia, y es una marca, un logo. Yo tengo dos: la marca España en trasplantes y la marca OMS. Y esto me facilita las cosas. Con dos marcas importantes eres capaz de obtener resultados con pequeños movimientos. Ya no en un paciente, sino de manera mucho más global, y esto te da una satisfacción personal y profesional.


¿Cuáles son sus retos en estos momentos?

El tráfico de órganos ocupa un tiempo importante de mi trabajo. Si logramos que el millón de trasplantes que se necesitan y que ahora están en 120.000, alcancen los 300.000, a base de desarrollar programas, será todo un éxito. Esto conllevaría que el tráfico disminuyera.

A su vez, si conseguimos que los países homogeneicen sus legislaciones y se pongan de acuerdo, también será otro reto conseguido.

Desde enero de 2015 tenemos un trabajo muy concreto con China, y ahora empezamos a obtener resultados. China siempre ha sido un problema para el mundo del trasplante debido a la falta de transparencia y a la lacra de utilizar órganos de ejecutados durante años. Pero uno se da cuenta de que hablando y trabajando, y con determinación política por parte de ese país, se ha logrado empezar de cero. Poder ser partícipe a pequeña escala de esa nueva era del trasplante en China, donde han crecido el número de donantes y la confianza de la población, es todo un avance. No hay que olvidar el importante número de población del país y la influencia que tiene en toda el área.


Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Lo último publicado en Entrevista




Documento sin título
COMENTAR
Normas de uso
- Esta es la opinión de los internautas, no de ConSalud.es
- No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
- ConSalud.es se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere fuera del tema


Comentarios # 0




Bayer se reúne con Trump y anuncia una inversión de 7.500 millones en Estados Unidos

La compañía realizará esta inversión durante los próximos seis años en el marco de la adquisición de Monsanto.


Cártel de pañales y Código Ético… duros retos para la nueva dircom de Fenin

La Federación de Tecnología Sanitaria ha nombrado una nueva responsable de Comunicación que, a vista de las últimas noticias sobre esta institución, jugará un papel determinante para mejorar la imagen y reputación de Fenin.



Pocket Care Separadas

Recomendada como ayuda a mujeres separadas para gestionar los estados emocionales negativos que pueden crear este tipo de procesos

GRATIS. Disponible en Apple y Android.



Baltar responde a sus críticos: “no soy un peligro para la sanidad pública de Canarias”

El nuevo consejero de Sanidad de Canarias ha trasladado sus deseos de convencer a organizaciones como Intersindical Canaria y Fadsp de que las críticas por su nuevo nombramiento “se encuentran en un error”.

Spiriman acusa a la Junta de mentir sobre los nuevos contratos en el Hospital de Granada

El médico Jesús Candel considera que la administración andaluza “miente” respecto a los 31 contratos realizados, según la Junta, en virtud de los acuerdos firmados con los sindicatos.

Las urgencias en los hospitales de Madrid aumentan un 63% la segunda semana de enero

Con respecto al mismo periodo del año pasado. El Servicio Madrileño de salud refuerza la plantilla con casi 700 profesionales y 577 camas de más debido a la gripe y otras afecciones respiratorias.